domingo, 25 de enero de 2009

La extinción de los titulares



¿Cómo podía bautizar esta entrada? ¿La 3ª 'Nevadísima'? Ya sería un poco repetitivo y poco original, ¿no? Y es que los titulares se van acabando. Como este otoño-invierno no para de nevar...



Hoy, comentándolo con dos amigos locales, ninguno de los tres podía dar un número aproximado de las nevadas que llevamos. ¿15? ¿20? Sólo esta semana fueron 3: la del lunes al martes, la de la madrugada del viernes al sábado y ésta. La semana anterior ya no lo recuerdo, pero casi tengo seguro que desde finales de octubre la nieve ha blanqueado el suelo en el fondo de los valles todas las semanas. Unas veces un dedo; otras, dos; otras, diez centímetros; y luego, las gordas. Otros años caía la gran nevada de cuarenta centímetros de espesor, y tres o cuatro menores. Este año, algunos montones de nieve caída del tejado en puntos sombríos estratégicos, llevan sobreviviendo a la extinción, por lluvias o subidas de temperatura, desde principios de diciembre, ya que cada pocos días aparece una nueva nevada de refuerzo. Eso a pesar de que el jueves, y especialmente el viernes, llovió sobre nosotros medio Océano Atlántico.



Y como cada nevada intensa podría ser la última, hay que salir a hacer fotos, que hasta el año que viene queda mucho tiempo. Pues por eso, y aunque la previsión del tiempo para mañana sea más de lo mismo, he salido a patrullar las calles bajo la luz de las farolas, que también tiene su cosa. Y para que los que vivís en la gran ciudad sepáis que, aunque allí tengáis lugares de entretenimiento y ocio sin cuento, o intimidad en abundancia, os estáis perdiendo algo que realmente no tiene precio, como son las fuerzas de la naturaleza en plena acción a la puerta de casa.



P.D. No sé si con este proselitismo descarado he conseguido convencer a algún urbanita para que haga las maletas y se venga a vivir al Alto Sil. Pero siento que debo intentarlo.

P.D. bis. Ya sé que algunos estáis en la ciudad por el trabajo y ya os gustaría. No iba por vosotros


Nota: si no está visible la opción para dejar y ver comentarios, pulsa en el título naranja de este reportaje y ya podrás hacerlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario puede tener más valor que el texto que yo haya podido escribir. No dudes en dejarlo. Gracias