sábado, 7 de febrero de 2009

Mucho ruido y poca nieve



Al final no fue para tanto. Aunque ha estado toda la semana nevando. Amaneció blanco el lunes (no estaba aquí pero me lo han contado), el miércoles, el jueves, el viernes. Por el día se iba yendo la nieve, unos días más que otros, porque caía un centímetro o dos; algún día cinco. El viernes ya empezó en serio. Un simple copo quedaba en la barandilla para siempre sin derretirse. Hacía frío. Pero las nubes no tenían muchas ganas de fiesta. Estaban remolonas. Viendo que cayeron 75 centímetros de espesor en diciembre en menos de dos días, cuando ellas quieren y se ponen, todo es posible. ¿Por qué no este fin de semana? ¿Por qué siempre esta temporada nieva en fin de semana? ¿es esto cosa del gobierno? ¿los meteorólogos empiezan a controlar hasta las fechas de las nevadas? ¿andará la CIA detrás de esto? ¿Habrán descubierto el arma climática y están haciendo los primeros ensayos en España? ¿o será la TIA? Desde luego, la 'menistra' del ramo no se lleva bien con los responsables, porque no hacen más que dejarla mal.



Matalachana, siempre ahí... tan grande



Los columpios del parque de Las Rozas y ¿cómo no? también Matalachana



Pobres... ¿por qué no os quedasteis en África?



Lo afirmo: yo no podría vivir sin el invierno.



Nota: si no está visible la opción para dejar y ver comentarios, pulsa en el título naranja de este reportaje y ya podrás hacerlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario puede tener más valor que el texto que yo haya podido escribir. No dudes en dejarlo. Gracias