sábado, 29 de noviembre de 2008

Llegó la 'Nevadísima'


'Nevadísima' matutina del sábado 29 de noviembre

La previsión del tiempo fue de lo más correcto. El segundo frente comenzaría con cotas muy bajas el viernes 28, descendería aún más el sábado 29 y el resto aún está por ver. Porque si la previsión para los próximos días acierta, no sé dónde vamos a meter más nieve. Hoy, sábado, ya se ha acumulado medio metro de nieve a unos mil metros de altitud. Para algunos, una pesadilla, sobre todo si tienen que usar el coche y no disponen de vehículo todoterreno; para otros, una delicia, porque los amantes de la nieve ya salen de casa con las raquetas puestas. Y siendo fin de semana, es el momento ideal para disfrutar o mejor sobrellevar estas circunstancias meteorológicas.


Ahí debajo hay un coche...

Como me cuento entre los que disfrutan de la nieve cuando no me resulta inconveniente para otros menesteres, yo y otros de mi calaña salimos hoy a dar un largo garbeo por algunos senderos y caminos de nuestro entorno. Considero que lo más atractivo de estas grandes nevadas es que las imágenes de nuestro mundo inmediato, tan vistas y desgastadas ya por la rutina, nos las cambian por otras casi completamente nuevas, y nuestros ojos se abren a un nuevo lugar, tan parecido al que vemos todos los días, pero en el fondo tan distinto.


...y esto era una calle

Y como el ser humano es un adicto a los estímulos y la rutina carece en sí misma de ellos, ¿qué mejor ruptura con nuestro horizonte visual multicolor que un gran brochazo de color blanco que todo lo tapa? De la misma manera que nos reconcome la curiosidad por ver cómo quedó tal casa, tal comercio o tal monte después de un incendio o una catástrofe; o por ver cómo ha quedado algún vehículo accidentado, que prácticamente todos sin excepción reducimos la velocidad para cotillear, provocando aún más atasco; por esa curiosidad, cuando nieva, siempre gustamos de mirar por la ventana o salir a la calle a ver el nuevo aspecto de todos los elementos que componen el puzzle por el que nos movemos todos los días.


Una gran nevada es todo un mundo de imágenes espectaculares

Y por esa necesidad de cambiar de mundo, pues a unos cuantos de nosotros, aún insatisfechos con el radical cambio producido en las últimas 24 horas, no nos importaría que cayera otro medio metro de nieve en los próximos días encima del que ya hay.


Lo archiconocido, de repente, es nuevo.

Por otro lado, no dejamos de pensar aquello de que como a inviernos suaves suceden veranos suaves y a inviernos fríos corresponden veranos muy calurosos, ¿qué va a ocurrir en los próximos meses? ¿ni un copo de nieve más hasta el próximo invierno? ¿varios meses sin ver una nube, neutralizando la excelente reserva de agua que hemos recibido ahora para nuestros manantiales?


A este árbol no le dedicaríamos un segundo de nuestra atención el resto del año

Porque el clima se ha vuelto loco y ya no sabes por dónde te va a salir. Disfrutémoslo cuando sea la hora de disfrutarlo. ¡Y vaya que si lo hemos disfrutado hoy!


¿No merece la pena tanta belleza?




Nota: si no está visible la opción para dejar y ver comentarios, pulsa en el título naranja de este reportaje y ya podrás hacerlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario puede tener más valor que el texto que yo haya podido escribir. No dudes en dejarlo. Gracias