sábado, 14 de febrero de 2009

Vivero


La iglesia de Vivero

Vivero es un pueblo alto, nada menos que a 1.375 metros de altura. Ya sé que en la provincia de Salamanca y Ávila los hay colgados a 1.600 metros de altitud, siendo los más altos de España, pero allí no nieva como aquí.


Dos Hermanos (1.981 m.) al fondo del valle de Vivero

Vivero estuvo a punto de sufrir una tragedia durante las copiosas lluvias del otoño del año 2006. La misma riada que, al otro lado de la montaña, dejó incomunicado el pueblo de Salientes tras llevarse todos sus puentes. La historia de esta casi desgracia la cuenta muy bien Julio Álvarez Rubio en su libro sobre Omaña.


La nieve se acumula aún en las calles de Vivero

Vivero es un pueblo relativamente soleado, relativamente grande y bastante agradable a la vista. Justo enfrente da comienzo el abedular de Vivero, uno de los cinco grandes de Omaña. De Vivero sale un hermoso y largo valle que lleva hasta las laderas del Nevadín, esa montaña que hace de vértice entre las comarcas de Laciana, Palacios del Sil y Omaña.


Donde se junta la nieve caída del tejado con la que apartó el quitanieves, hay más de dos metros de altura

Mientras la nieve va poco a poco desapareciendo de los pueblos de Laciana, en Vivero aún casi no cabe. Ilustro esta entrada de hoy con fotos tomadas hoy mismo en las calles de Vivero, donde de tanta nieve apenas hay un sitio despejado para poder aparcar el vehículo.


Un contenedor de basura



Nota: si no está visible la opción para dejar y ver comentarios, pulsa en el título naranja de este reportaje y ya podrás hacerlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario puede tener más valor que el texto que yo haya podido escribir. No dudes en dejarlo. Gracias