miércoles, 12 de noviembre de 2008

La recuperación de los castros de Laciana


El Castro de Rioscuro, visto desde los prados de Robles de Laciana

La Crónica de León traía hoy una interesante noticia sobre el proyecto del Ayuntamiento de Villablino de crear un centro de interpretación de los castros de la comarca. Por no repetir aquí exactamente lo mismo que explica este periódico, dejamos al lector que se informe por sí mismo de la fuente.


La Corona de Trasdepanes, entre Rabanal de Arriba y Llamas de Laciana

Pues sí, señor, es una excelente noticia. Los trabajos parece que está previsto que comiencen dentro de quince meses, que como en todo, seguramente al final serán más. Y del mismo modo que lo objetivamente criticable hay que criticarlo, las iniciativas beneficiosas para un pueblo hay que aplaudirlas. Y desde aquí va un fuerte aplauso a este proyecto.


El Castro de Villaseca, con la Laguna del Castro a sus pies

En una anterior entrada titulada Ideas para el Alto Sil ya hablábamos del tema, incidiendo en que no era idea nuestra sino que ya flotaba en el aire porque había sido planteado por otras personas con anterioridad.


Castro de La Zamora o de La Mora, al que se accede por una ruta señalizada desde Villablino o Sosas de Laciana

La inusual concentración de castros del valle de Laciana convierten a esta comarca en un lugar idóneo para una iniciativa de estas características. Los antiguos glaciares que recorrían los valles del Alto Sil, con espesores de hasta 200 metros de hielo en lugares como Villablino, y los posteriores períodos interglaciares en los que las masas de hielo se retiraron, dejaron grandes morrenas laterales, que incluían numerosos montículos, y que permitieron a los primeros pobladores de estas montañas aprovechar esa gran cantidad de tesos en las orillas de los valles como lugares fácilmente defendibles para establecer núcleos habitados.


Castro de Villaseca, por encima de las instalaciones abandonadas del Grupo Lumajo, en Villaseca de Laciana




Nota: si no está visible la opción para dejar y ver comentarios, pulsa en el título naranja de este reportaje y ya podrás hacerlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario puede tener más valor que el texto que yo haya podido escribir. No dudes en dejarlo. Gracias