lunes, 17 de noviembre de 2008

Nevadín, por La Loma


Lo mejor del día: las vistas de la Peña Valdiglesia y sus bosques

Esta ruta que se describe a continuación se realizó durante el último mes de julio. Era un itinerario de exploración, porque no se sabía qué tal de transitable iba a estar el recorrido, o al menos el inicio del mismo. Como es lo más razonable en verano, este día se madrugó, y de lo lindo. Salimos del coche algo después de las siete de la mañana, para evitar pasar el menor número de horas bajo el sol del mediodía, ya que en toda la ruta no había prácticamente un árbol que nos fuera a proteger de él.


Cerneya (dcha.) que con sus 2115 metros es la segunda cumbre de la Sierra de Gistredo

Hay un largo cordal que parte de la cumbre del Nevadín y que se dirige hacia el sur, hasta el pueblo de Salientes, y que allí llaman simplemente La Loma. Un camino que parte del primer puente de la ruta a Prao Rabón va ascendiendo hacia ella, ya muy tapado por la vegetación y bajo la que sucumbirá completamente dentro de pocos años. El sendero que un día fue camino muere en una caseta y ahí comienza la improvisación. Resulta ser poca y sin mucha dificultad, porque pronto se alcanza una zona suave de La Loma, con vegetación poco crecida. Luego aparece el primer sendero, que ya no deja este largo cordal hasta cerca de la cima del Nevadín.


Pasan unos minutos de las ocho de la mañana. Al fondo, a la izquierda, asoma la cumbre del Nevadín

La Loma digamos que no tiene nada de interés en sí misma, pero es un buen mirador para contemplar el macizo de Valdeiglesia, Tambarón, Catoute y los valles secundarios al norte de Salientes. Y el avance, una vez superado aquel tramo inicial sin sendero, es muy sencillo y sin grandes pendientes.


El Miro de Rabón, siempre a nuestra izquierda durante la ascensión por La Loma

Al inicio de la última cuesta antes de la cumbre, por hacer un poco más entretenido el día, tomamos un sendero que, horizontalmente, se dirige hacia otra de las lomas que el Nevadín despliega hacia el sur, algo más al este que la nuestra. Pasamos por una especie de hoya longitudinal colgada en medio de la ladera que nos recuerda que los romanos anduvieron sacando oro dos valles más alla hacia el oeste y que ¿por qué no? también podían haber estado hurgando por aquí.


Tambarón, con su circo glaciar más claro

Al llegar a la nueva loma, que ya da vista hacia el valle de Vivero, nos dejamos de rodeos y ya enfilamos hacia la cumbre del Nevadín. En el límite entre Salientes y Vivero, a poca distancia de nosotros, unos operarios cavan en el suelo en diferentes puntos de la montaña; algún tiempo después, en otra ruta por la zona encontraremos unas estacas de madera de un cierre para el ganado.


Peña de Valdiglesia y Pico Braña la Pena. En la parte inferior, de verde más claro, toda La Loma

El descenso desde la cumbre lo realizamos por la Braña de Peña Vendimia, una solitaria cabaña en el valle que se forma entre las dos lomas que hemos tocado hoy. Hay mil senderos, pero ninguno recorre apenas distancia hacia abajo, que es lo que nos interesa, sino que van horizontales, de lado a lado de la ladera. Después de seguir inicialmente algunos de ellos, llegamos a la conclusión de que todos tienen la misma tendencia remoloneadora y nos precipitamos en línea recta valle abajo, sin grandes complicaciones.


De izquierda a derecha: Peñona, Cerneya, Catoute (el pico afilado) y Valdiglesia

La braña, el calor que ya aprieta y el aire que no corre aquí abajo, y el cuerpo que lo que pide es salir de allí y no parar bajo el sol inmisericorde. Una pista que se percibe como abierta muy recientemente nos deja en Brañarreonda y la otra pista, la que comunica Salientes y Vivero, nos lleva al pueblo. En la última curva, nos acercamos a ver el Castro, del que no apreciamos nada que nos confirme que allí hubo tal cosa, aunque habrá que creerlo.



Mapa extraído de Google Maps con la ruta realizada en trazo rojo. Pulsar en la imagen para ampliar




Nota: si no está visible la opción para dejar y ver comentarios, pulsa en el título naranja de este reportaje y ya podrás hacerlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario puede tener más valor que el texto que yo haya podido escribir. No dudes en dejarlo. Gracias